Reportaje: “Cuidadores de caballos… Responsabilidad compartida”

0 5780

Por Sebastián Bustos

Accidente cacallo playa la boca
Fotografía del accidente de Jaime de la Horra (28/09/2013)

Como resultado de la noticia que cubrimos éste sábado pasado, en la que un ciudadano de Quilpué, Jaime de la Horra, resultó gravemente herido tras desbocar su caballo, hemos ahondado en algunas de las aristas de este problema que enloda a Con-cón, pero que a su vez, es un referente de diversión para el tiempo libre en la región. Seguridad, casos similares, seguros comprometidos, de quien depende dicho permiso, todo lo analizaremos en éste reportaje del “Semanario la voz”.

Como titulamos hace dos fines de semana un quilpueíno de 58 años fue la última víctima de un accidente a caballo, que le provocó una herida frontal de 4cm en su cabeza, con compromiso nasal y cervical tras caer en las rocas, por lo que fue trasladado al SAPU de la ciudad y derivado al hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar, donde se le dio de alta con una fractura nasal e interconsulta programada.

Al momento del accidente el servicio de paseos no contaba con botiquín de primeros auxilios, por lo que personal de “Freesport” fueron quienes ayudaron de primera mano al accidentado mientras la ambulancia arribaba al lugar.

¿Por qué se derivó al paciente tras brindarle la primera ayuda y diagnóstico? se preguntará usted, si bien la ambulancia demoró 20 minutos en su respuesta y al herido se le entregó asistencia oportuna, el SAPU de Concón no cuenta con sistema de radiografías ni especialistas en traumatología frente a lo que se derivó por motivos de seguridad para ser tratado por un profesional del área.

¿Fiscalización?

Frente a toda esta problemática la pregunta que nace de inmediato es ¿Quién fiscaliza este servicio? ¿Quién autoriza su funcionamiento? Y ¿Quién garantiza las condiciones mínimas de seguridad?

Municipalidad
Fotografía contextual de la Municipalidad de Concón – Sebastián Bustos

En una primera instancia parece lógico que la capitanía de puertos tuviera injerencia, por la naturaleza del terreno, o la municipalidad, por la actividad eminentemente comercial, y fuesen ellos quiénes velaran por el cumplimiento correcto del servicio. Visitamos la municipalidad y nos contactamos con la capitanía de puerto buscando alguna guía o información al respecto. La capitanía alude a que son terrenos privados, por lo que no posee jurisdicción sobre el lugar, en el ayuntamiento se nos indicó que éste servicio dependería de un permiso precario o patente entregado a cada uno de los cuidadores por la actividad comercial que se desarrolla. De esta forma está claro que la responsabilidad fiscalizadora recae en el sillón edilicio.

La necesidad de algo tan básico como un botiquín resulta obvia en la presencia 12 trabajadores y más de 10 accidentes en lo que va corrido del presente año.

Casos anteriores

El 31 de agosto de éste mismo año el accidente de la señora Jeny Gálvez tuvo nula repercusión pero nefastas consecuencias, una fractura del anular izquierdo la mantuvo con licencia médica hasta el día 4 de octubre y no solamente eso, sino que todo éste episodio terminó por causar un grave impacto psicológico en su hijo de nueve años, quién montó el mismo equino tan sólo momentos antes, y como consecuencia del accidente ahora presenta un miedo casi irracional a éstos animales.

Historia

Entrevistando al ex cuidador de caballos, Juán Guitiérres, nos platea un tema esencial, que el antiguo sistema de paseo a caballo que se ubicaba en el actual condominio Manantiatiales, dependía de la Municipalidad de Viña del mar, por lo que existe un precedente de fiscalización. Además señaló que antiguamente había una mayor conciencia de cuidado de los equinos y del mismo servicio ya que los antiguos cuidadores toda su vida fueron criadores de animales y no netamente comerciantes.

Documentación

Frente a toda lógica y tomando en cuenta los accidentes y antecedentes recopilados, el funcionamiento de éste servicio yace de un acuerdo tripartito entre la municipalidad, la Capitanía de puerto y Rodrigo Fajardo, administrador del lugar, donde se fija la forma de funcionamiento del servicio.

aguas lluvias
Tubería de desagüe de lluvias, estrechado a la mitad de su capacidad.

En el “ACTA DE ACUERDO DE FUNCIONAMIENTO” se fijan una serie de puntos que reglamentan los paseos y que la agrupación de trabajadores debe cumplir para poder utilizar el lugar. Pese a esto la actividad presenta una serie de irregularidades como por ejemplo la alimentación, agua y techo de los equinos, además de basura y destrucción de las instalaciones.

El servicio de paseo de caballos, ha presentado una serie de problemas, ya que muchos testigos consultados en la vía pública manifiestan ver muchos comportamientos que no corresponden a un servicio que se entrega en un lugar familiar como lo es la playa, alcohol, fogatas e inclusive niños trabajando.

Es importante que tomemos conciencia de este problema ya que empaña la imagen que la región tiene sobre la ciudad de Con cón y que tiende a mermar el potencial turístico de nuestra ciudad además de traer problemas de desechos que dañan el medio ambiente de nuestras bellezas naturales.

 Actualidad

Éste fin de semana pasado no se realizó ninguna actividad relativa a los paseos en caballo ya que el administrador Rodrigo Fajardo, puso fin al acuerdo con motivo del incumplimiento de los puntos que se pactaron en documento.

La postura del empresario tiene que ver con el correcto funcionamiento del servicio, no necesariamente con la erradicación del mismo. El administrador no cobra bajo ningún concepto a los cuidadores, pero corre con todos los gastos y las responsabilidades legales que esta actividad implica.