PROFESOR LLEVA A TRIBUNALES A ALUMNOS QUE LO ACUSARON PÚBLICAMENTE DE ACOSO: ARRIESGAN MULTAS Y PRESIDIO

0 1928

PROFESOR LLEVA A TRIBUNALES A ALUMNOS QUE LO ACUSARON PÚBLICAMENTE DE ACOSO: ARRIESGAN MULTAS Y PRESIDIO

Se trata de dos lideres del centro de estudiantes de la carrera de Sociología de la UV. Ambos firmaron una carta en la que reinteraron una acusación hecha por una alumna contra un docente. La universidad dio de baja al docente, pero no por el acoso.
A penas que pueden alcanzar los 540 días de presidio menor en su grado máximo y multas de hasta $934 mil se exponen dos estudiantes de la carrera de sociología de la Universidad de Valparaíso, y quienes enfrentan un juicio oral en el Tribunal Oral en Lo Penal de Valparaíso.

Ambos fueron denunciados por el ahora exdocente José Antonio Ávila por el delito de injurias con publicidad, luego que el profesional fuera acusado públicamente y a través de las redes sociales de ser un agresor sexual.

Daniela Martínez y Aldo Chipoco, eran representantes de la carrera de sociología cuando se hizo pública la denuncia que realizó la alumna Leslie Toledo, quien acusó que el docente la invitó a un café, hecho que terminó en una denuncia pública de acoso sexual, lo que motivó movilizaciones, e incluso la suspensión condicional del docente, y luego el cese de sus funciones, aunque el plantel de educación apeló a otras razones, y no a la denuncia de supuesto acoso sexual.
El juicio se realizará el próximo 24 de agosto, y tiene su origen, según detalló El Mercurio de Valparaíso, en la denuncia que realizó, en septiembre de 2014, una estudiante de tercer año de dicha carrera en contra del profesor José Antonio Ávila por un supuesto acoso sexual. El hecho se habría registrado tras una invitación que le realizó a la joven el, en ese entonces, titular de la cátedra de Metodología, para lo cual se juntaron en un restaurante.

La denuncia derivó un largo sumario y tras una instancia apelatoria determinó suspender al académico por 3 meses y el goce del 70% de su sueldo. En abril del año pasado, cuando el académico debía retornar a sus funciones, la comunidad estudiantil inició una dura movilización en rechazo a la medida, solicitando la inmediata salida de Antonio Ávila, quien finalmente fue destituido.
La UV apeló como razón del despido a faltas a la probidad, al haber incurrido en una conducta que no correspondía en relación a la labor que desempeñaba, pero no se establece ningún hecho de connotación sexual.

“Terminado el sumario administrativo y en la última instancia, que es el Consejo Directivo de la universidad, se determinó que no existía responsabilidad respecto de mi representado, porque no se acreditaron los hechos, sin perjuicio de una flagrante falta del debido proceso durante la tramitación del sumario administrativo”, explica el abogado querellante, Gustavo Muñoz, sobre el desenlace de una serie de imputaciones que derivaron en esta querella.
El defensor insiste que “la sanción fue por falta a la probidad, pero no por el hecho de un acoso sexual, sino que porque no debería haber habido una conducta del profesor hacia la alumna, en este caso de haberle hecho una invitación a tomar un café”.

El abogado señaló que, pese a que nunca hubo elementos probatorios para considerar a su defendido como un “agresor sexual”, las imputaciones sufridas “le han generado graves problemas laborales. Académicamente hablando, esta situación a él lo mata, y mientras siga dando vueltas, su situación es muy precaria. Existe un correo masivo que se mandó con la declaración del centro de alumnos a toda la universidad, la publicidad se enmarca por las redes sociales, por los afiches colocados a través de la universidad, por las protestas que se hicieron y que fueron replicadas por distintos medios, esa es la publicidad que se está acusando, ya que carecía de cualquier respaldo”.

La abogada de la Defensoría Popular, Betsabé Carrasco, quien representa a los estudiantes Daniela Martínez y Aldo Chipoco, afirmó que ambos “eran representantes de la carrera de Sociología. Se querellan contra estos dos estudiantes porque hay un comunicado donde se denuncia esta situación irregular de la no destitución del profesor, en que se firma como centro de estudiantes. El profesor asume que esa publicación fue hecha derechamente por mis defendidos, participación que negamos”.

Carrasco destaca que la investigación sumaria determina que “existió una conducta constitutiva de acoso sexual respecto de la alumna. Obviamente el profesor realiza su apelación y la última resolución de la Junta Directiva, que es un organismo que igual está cuestionado dentro de la universidad, determina que existen conductas indebidas, razón por la cual lo suspenden de sus funciones”.

SOYVALPARAISO
#valparaiso