Practicar ejercicio físico de manera regular reduce el riesgo de padecer cáncer

0 66

Mantenerte activo es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud, y que reduce el riesgo de muchos tipos de cáncer y otras enfermedades como la diabeteso las dolencias cardíacas.

 El 25 por ciento de los casos de cáncer de mama y colon pueden ser prevenibles si los enfermos se ejercitan.

De hecho, cada día existe mayor consenso científico en torno a los beneficios del deporte en la prevención de enfermedades como el cáncer.

Síntomas como náuseas, astenia, alteraciones en el sueño, dolor, ansiedad y depresión mejoran significativamente en un grupo de personas que ha realizado ejercicio aeróbico varios días a la semana (caminar, gimnasia de mantenimiento…) respecto al grupo de personas que no realizaban ningún tipo de actividad física.

Muchas personas hacen ejercicio para prevenir las enfermedades cardíacas. Sin embargo, el ejercicio también puede jugar un papel muy importante en la prevención del cáncer.

La mayoría de los cánceres son producto de factores relacionados con el estilo de vida (mala alimentación, obesidad, sedentarismo), y no con la genética.

En este sentido, los expertos coinciden en destacar que el deporte juega un papel trascendental, ya que ayuda a mantener un peso adecuado y a reducir la obesidad, dos de los factores determinantes en la aparición de ciertos tumores como los de mama, colon o próstata.

Según el Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer (AICR), la actividad física de cualquier tipo puede prevenir el cáncer al ayudarle a mantener un peso saludable y quemar la grasa abdominal.

Además, el ejercicio mantiene las hormonas en un nivel saludable, reduce el estrés, hace que la sangre fluya para ayudar al sistema inmunitario a prevenir las infecciones y mantiene sano el aparato digestivo.

En concreto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda hacer por lo menos 150 minutos de ejercicio físico moderado a la semana con el fin de reducir el riesgo de padecer cáncer de mama o cáncer de colon.

Por otro lado, diversos estudios epidemiológicos han demostrado que la práctica regular de ejercicio físico, junto a una dieta sana y la ausencia de tabaco, puede reducir entre un 30 y un 50 por ciento la aparición de tumores cancerosos.

El deporte resulta muy beneficioso como complemento al tratamiento del paciente oncológico. La incorporación de una actividad física adaptada a sus necesidades puede suponer una mejora tanto médica como anímica.

“Desde un punto de vista médico, eleva las defensas del organismo y aumenta la resistencia física de los enfermos, ayudándoles a recuperarse mejor y evitando las posibles complicaciones clínicas derivadas del tratamiento” explica el Dr. Raúl Márquez, oncólogo médico de MD Anderson Cancer Center Madrid.

En el ámbito psicológico, la práctica de ejercicio físico tiene un impacto muy positivo sobre el estado anímico, mejorando su autoestima y reforzando la confianza en sí mismos.

Los efectos beneficiosos del ejercicio físico en la prevención del cáncer varían según la cantidad total de ejercicio realizado (horas e intensidad).

De esta forma, los niveles más elevados de actividad física, medidos en horas practicadas semanalmente, se relacionan con una menor incidencia de ciertos tipos de cáncer como el de mama, colon y próstata.

No obstante, los expertos que media hora de actividad física diaria puede ser un buen comienzo. Basta con 30 minutos de actividad física moderada al día para notar la diferencia.

¡Tranquilos! No es preciso ir al gimnasio todos los días ni ponerse a correr para conseguir tus 30 de actividad física. Las actividades cotidianas puedan contar como ejercicio, pero solo si se realizan con una intensidad al menos moderada. Tienes que esforzarse lo suficiente para aumentar la frecuencia cardíaca y respiratoria.

Cómo ser más activo:

  •                         Usa las escaleras en lugar del ascensor.
  •                         Camina o monta en bicicleta para llegar a su destino.
  •                         Date una pequeña caminata después de comer.
  •                         Si no tienes tiempo, aprovecha la hora del almuerzo para hacer ejercicio con tus amistades o amigos.
  •                         Sal a bailar.
  •                         Usa un podómetro y observa el aumento en el número de pasos que das.
  •                         Únete a un equipo deportivo.
  •                         En lugar de enviar correos electrónicos a los compañeros de trabajo, ve a visitarlos.
  •                         Monta en bicicleta estática, haz abdominales, sube y baje las piernas o haz la tijera con las piernas mientras mira televisión.
  •                         Deja el coche algo alejado de casa, la oficina o la tienda. sí caminarás un poco más.
  •                         Camina a paso ligero alrededor del centro comercial dos o tres veces antes de empezar tus compras.
  •                         Además de realiza las tareas domésticas habituales con más energía (pasar la aspiradora, limpiar el polvo, etc) anímate a cortar el césped o lavar el coche.
  •                         Lleve a tus hijos al colegio, a casa de sus amigos o al parque caminando o en bici.
  •                    Invite a tus allegados a salir a caminar, montar en bicicleta, patinar, jugar al baloncesto o al fútbol.

 

Fuente: yahoo.com