Parten tarjetas bancarias con chip: ¿Cuán efectivas son para evitar la clonación?

0 140

Durante el segundo semestre aparecerán en la calle los plásticos que reducen los fraudes, y en 2014 estarán completamente operativos… pero no son infalibles. En el extranjero ya han adoptado mecanismos complementarios para evitar delitos como el phishing y el pharming , como mapas georreferenciales y establecer parámetros de uso.  

 

 Los brasileños William Nilson Guedes Lima, Alcibiades Rodríguez Da Costa Neto y Gabriel Rodríguez Quixabeira “se hicieron la América” en Chile. En un par de días lograron girar más de $6 millones desde las cuentas de una treintena de clientes en un restaurante del Parque Arauco.

A través de un sofisticado mecanismo, clonaban la información de las tarjetas bancarias, la que era enviada a través de bluetooth hasta los delincuentes. Cuando los efectivos del OS-9 les preguntaron por qué lo hacían en Chile, la respuesta fue que en Brasil -por la implementación del sistema del chip- resulta prácticamente imposible la clonación y que nuestro país era un “paraíso” para quienes ejercen este tipo de fraude.

Por ahora esta nueva tecnología está en período de pruebas, y se espera que el próximo año todas las tarjetas bancarias cuenten con el chip que, en el caso de Brasil, redujo las clonaciones en un 80%.

Pero así como evoluciona la tecnología, lo hacen también los fraudes. Y como dice el refrán “hecha la ley, hecha la trampa”, las policías chilenas ya están analizando qué ha pasado con los fraudes electrónicos en los países donde esta tecnología ya se instaló. Y aunque la información la mantienen en reserva, admiten que habrá que poner ojo en estafas computacionales como el , donde se envían correos electrónicos fraudulentos para captar las claves bancarias de los clientes.

“Es un verdadero computador”

“Lo que estamos trabajando es un cambio que va a entregar mayor seguridad a las transacciones que hoy se realizan con tarjetas. Históricamente se han hecho con tecnología de banda magnética, que es de los años 70 y que en su origen estaba más ligada a ser un medio de transporte de información que de asegurar esa información”, dice el gerente general de AMF Medios Transaccionales, Rodrigo Zamudio , encargada de crear las tarjetas con el nuevo chip en gran parte del sistema bancario.

Agrega que a fines de los 90 apareció la tecnología del chip, “lo que convierte a la tarjeta en un verdadero computador, con sistema operativo, memorias a corto y largo plazo. Su gran gracia es que toda la información está encriptada y protegida, lo que permite que las transacciones estén seguras de manera permanente”. Y esto involucra no sólo a la tarjeta bancaria, “si no todos los instrumentos que interactúan con ella”.

Y asegura que aún los delincuentes no han logrado clonar este tipo de tarjetas.

Entre 6 y 8 veces más caras

En nuestro país el sistema está operando a nivel de prueba: “Calculo que el segundo semestre ya empezaremos a ver tarjetas funcionando en la calle, y el próximo año estará operativa de todas maneras”.

En la Asociación de Bancos explican que hay cinco instituciones financieras locales que ya iniciaron la emisión de este tipo de tarjetas, que las restantes “están en su proceso de certificación”, que hay 36 mil establecimientos comerciales que aceptan estos plásticos y que gran parte de los cajeros automáticos están adaptados a ellas.

“Se estima que el reemplazo del parque activo de tarjetas de crédito emitidas actualmente requerirá una inversión total que supera los US$ 27 millones. Para esto, los bancos están evaluando la partida (del sistema) de acuerdo al flujo de tarjetas: las nuevas, de recambio, con vencimiento y las que tienen mayor movimiento”, agregaron.

Pero obtenerlas no será gratis, porque -según advierte Zamudio- “pueden llegar a costar entre seis y ocho veces más que las actuales. Podrían costar 4 dólares cada tarjeta, mientras que hoy cuestan 0,25 centavos de dólar”.

Delincuencia 2.0

Así como el mundo de las tarjetas financieras es una industria, el de los defraudadores también, dice Zamudio. “Son parásitos que viven buscando formas ilegales para obtener dinero”.

En España, por ejemplo, las autoridades han detectado que los delincuentes observan a sus víctimas mientras ingresan la clave de la tarjeta. Transcurridos unos minutos -en un descuido del usuario- roban la tarjeta y luego la “revientan” en el cajero más cercano. En otros casos, simplemente roban las billeteras esperando que las personas tengan anotados ahí las contraseñas.

También se ha detectado a delincuentes realizando transacciones en internet con las tarjetas robadas, pues ciertos sitios sólo piden la información que aparece en el plástico.

El jefe del Departamento de Informática del OS-9 de Carabineros, capitán Mauro Pino , advierte que en los “países chip” -donde está esta tecnología- los delitos denominados y están de moda.

El primero se produce cuando alguien se hace pasar por un funcionario de una entidad financiera o un banco, y envía al correo electrónico del cliente un mensaje para que éste actualice su información bancaria en un sitio falso.

Con el segundo, explica Pino, resulta mucho más fácil que la víctima caiga en el fraude, porque basta con abrir un mensaje o ingresar a una dirección que llega hasta un smartphone, para que el estafador acceda a todos sus datos.

En busca de nuevas protecciones

Y aunque la tecnología del “chip” reducirá considerablemente este tipo de delitos, en la Asociación de Bancos y en la policía advierten que no es la “solución final” para este tipo de estafas. Por eso es que en países extranjeros donde opera este sistema ya están trabajando medidas adicionales para proteger a los clientes.

“En Estados Unidos puedes llegar tú mismo a parametrizar tu tarjeta, en todo sentido. Por ejemplo, establecer que yo no sacaré plata entre las 23:00 y las 7:00 o que giraré hasta cierto monto de dinero. Tú mismo defines el perfil de cómo vas a operar con tu tarjeta para acotar el riesgo”, explica Zamudio.

Incluso, agrega el capitán Pino, la banca extranjera ya elabora mapas georreferenciales para conocer las horas, lugares y montos que generalmente giran sus clientes.

“Por ejemplo, si alguien que normalmente gira dinero en Vitacura de pronto aparece sacando una suma enorme en un cajero de la zona sur de Santiago, el banco se pondría en alerta y eventualmente enviaría una señal de aviso a Carabineros”, dice el oficial en referencia a lo que pasa a nivel internacional y como proyectando las medidas de seguridad que vienen en nuestro país.

Implementar estas medidas en Chile no es tan lejano, dicen en la Asociación de Bancos y anuncian que ya se está trabajando en “georreferenciación, parametrización, monitoreo en línea y Red de Alerta Temprana. Y eso lo estamos aprendiendo de otros países que ya hicieron el recambio de tarjetas”.

LOS TIPS DE LOS BANCOS

USO HABITUAL

– Mantener a resguardo las tarjetas y claves.

– Monitorear periódicamente las cuentas vía internet u otro canal que disponga el banco.

– Utilizar computadores conocidos y evitar el registro de claves en la memoria del mismo.

– Cambiar la clave en forma periódica con caracteres alfanuméricos.

– No entregar datos personales por teléfono ni mail.

– Utilizar claves distintas para medios de pago y accesos remotos.

– Usar software licenciados.

COMERCIOS

– Utilizar las tarjetas sólo en comercios autorizados.

– No entregar su tarjeta ni claves a terceros.

– Verificar el monto del consumo en el visor del POS y boleta u otro documento de respaldo del pago y guardar estos recibos.

CAJEROS AUTOMATICOS

– Verificar el entorno del cajero y cuidar la clave.

– Evitar operar en dispositivos que evidencien deterioro o intervención.

– No dejar los recibos de transacciones bancarias en lugares públicos.

– Mantener la información actualizada con su ejecutivo de cuentas.

 

Fuente: lasegunda.cl