Opinión: Consumo consciente de bolsas, Europa nos muestra el camino

0 351

El parlamento europeo dio recientemente la aprobación definitiva a la legislación que reducirá el uso de bolsas de plástico en el continente, transformando el sobreconsumo en un consumo consciente. En datos concretos,  cada persona usa en Europa alrededor de 200 bolsas al año y se quiere bajar a 90 a fines de 2019 y a 40 en 2025.

Este límite al consumo de bolsas plásticas tuvo una gran motivación: Casi el 90% de ellas eran bolsas ligeras de un único uso, tal como las que se entregan en muchas ferias de nuestro país. Como Asociación de Industriales del Plástico compartimos esta visión, porque esa bolsa de mala calidad no es reciclable y menos reutilizable.

Creemos que esta decisión suma como hoja de ruta para terminar con la mala disposición de las bolsas, un  hábito o falta de cultura sustentable que hace que terminen en cualquier sitio, incluso en los parajes naturales más hermosos y recónditos.

Los distintos países de la Unión Europea buscan la reducción de bolsas, generalizando su cobro, lo que nos parece de toda lógica pues se trasparenta el costo, se elimina el falso sentido de gratuidad  y se generan efectivos cambios de hábito en la población que comenzarán a reutilizar o reciclar las que compraron.

Ahora, hay que entender que esta noticia no es sinónimo de la idea de  “eliminar las bolsas plásticas” que solo ha tenido eco en países como Ruanda y Bangladesh. Por el contrario, nos muestra que una experiencia exitosa en el manejo sustentable de las bolsas pasa por establecer marcos regulatorios que normen su calidad, y den información certera y certificada a la ciudadanía sobre su reciclabilidad. De esta forma nos hacemos cargo de nuestros residuos, se le da salida de mercado no sólo a las bolsas de comercio, sino  también a otros elementos plásticos que pueden transformarse en nuevos recursos y contribuir al aumento de tasas de reciclaje.

Es deseable que una futura normativa legal en Chile tome en cuenta la legislación internacional exitosa que impulsa una política de regulación de bolsas plásticas, que trasparenta el cobro de la misma, con homologación de normas técnicas y certificaciones, con porcentaje de materiales reciclados en su manufactura, información sobre su reciclabilidad (triángulo de moebius) e información de su reciclaje y reutilización en la misma cara de la bolsa para mejorar nuestra educación como consumidores.

 

Mariela Formas

Gerente General de ASIPLA