Joven estudiante de la UVM fue mordida por un perro vago en Viña

0 56

La alumna de intercambio de Pedagogía en Inglés fue vacunada contra la rabia y el tétanos en el hospital Gustavo Fricke.

En medio de la preocupación generalizada de la población ante el contagio de rabia desde unos perros a un joven quilpueíno que se encuentra hospitalizado grave en el Hospital Gustavo Fricke, un nuevo caso de mordedura de perro a un humano ocurrió también en la Quinta Región levantando algunas alertas.

Se trata de una joven estudiante de intercambio de la Universidad Viña del Mar (UVM), quien fue mordida por un perro en la vía pública en la calle Montaña de la Ciudad Jardín, cuando se dirigía a la Vicerrectoría de Internacionalización y Vinculación del plantel.

La alumna de Pedagogía en Inglés en la institución viñamarina – quien es de origen español y estudia originalmente en la Escuela Universitaria La Inmaculada de la Universidad de Granada – pasado el mediodía del miércoles iba caminando cuando se dio cuenta de que una persona paseaba un perro que estaba siendo molestado por otros canes callejeros y al tratar de esquivarlos, uno de ellos le mordió el tobillo derecho.

La joven recibió los primeros auxilios en la sede dela UVM y fue trasladada hasta el hospital Gustavo Fricke.

La afectada, Ana Seoane González, contó tras ser atendida en el recinto de salud viñamarino, lo que pasó: “me ha mordido un perro y la verdad fue completamente inesperado. Iba caminando y vi un par de perros corriendo tras otro pero sin más, no le di importancia alguna y de repente he sentido un mordisco muy fuerte en el tobillo, me he dado la vuelta gritando y el perro ha echado a correr”. 

La estudiante detalló que “en la clínica me han curado la herida y me han puesto las vacunas contra la rabia y el tétanos. Lo que me preocupa es que cuando he preguntado cuando tenía que ponerme la siguiente dosis de la vacuna no han sabido responderme, me han dicho que mañana vuelva y pregunte así que eso haré”.

Pese a lo ocurrido con César Barriga, quien tras 17 días de la mordedura levantó recién la sospecha por contagio de rabia, hecho que fue confirmado recién este sábado, Ana se lo tomoa positivamente: “Por lo demás bien, la herida no creo que se infecte, tengo el tobillo un poco hinchado pero me he tomado un antiinflamatorio y no me duele mucho”.

Fuente: SoyValparaiso.cl