Entrevista a Fanny Garcín, premio “Mujer Emprendedora”

0 5911

Éste mes Fanny Garcín fue premiada como “Mujer Emprendedora”, por el desarrollo de una exitosa microempresa local en Concón. El rubro de “Las tentaciones de Fanny” es la pastelería dirigida a personas celiacas y diabéticas, que permite que quiénes sufren de esas condiciones puedan disfrutar de deliciosos pasteles sin sufrir las conocidas consecuencias que acarrea. Éste es un ejemplo de superación que le ha permitido, sacar adelante a su familia y su negocio.

La señora Fanny pone amor en cada una de sus “tentaciones”. Gran parte de su inspiración viene de su padre, quién padecía de diabetes, y con quién comenzó a darle un sentido más saludable a su cocina.

Entrevistamos a la Señora Fanny para que nos contara acerca de sus vivencias

1.- ¿Cómo nace la idea del rubro de pastelería para celíacos y diabéticos?

Todo empezó por un tema familiar, fui hija única, y mi padre tenía diabetes, perdió sus dos pies, vi como perdió sus deditos. Con los años me pregunté ¿Por qué no hacer algo? Quiero que la gente se cuide, pero la gente es porfiada. Qué mejor que puedan disfrutar de algo rico sin sufrir.

2.- ¿Cuánto tiempo tomó desde su idea hasta estar funcionando en un 100%?

Hace 18 años que me dije, ¡Vamos! Estoy lista y preparada, por lo menos con la línea para diabéticos, ya que los alimentos para celiacos los comencé a desarrollar hace 6 años aproximadamente.

3.- ¿Cuáles fueron los principales obstáculos en el proceso?

Cómo nadie más lo hacía, en realidad no tuve tantos obstáculos, si tuve fracasos del día a día, tuve la voluntad de hacer las cosas. En mi casa en la entrada yo tengo una foto de mi padre. Hay mucho amor en lo que yo hago. Desde los 18 años que mi familia se alimenta de lo que yo hago, siempre hay cuidado e ingredientes saludables.

Todo éste proceso tiene mucho de autorrealización y amor, tengo mucho sentido de satisfacción, ya soy bis abuela y mis hijos han pasado todos por la universidad. Es un todo, saco a mis hijos y además entrego un buen producto al país.

4.- ¿Hubo algún tipo de ayuda institucional; Gobierno, Municipalidad o entidades públicas?

Agradezco los cursos de capacitación de la comuna, yo venía de Curacaví y en ese entonces me especializaba en mermeladas y empanadas. Acá hay un trato personalizado, artesanal, no en serie. La ayuda principal fue en capacitación, un curso “FOSIS” de 4 meses aproximadamente, fuera de eso todo lo he conseguido con esfuerzo personal y familiar.

5.- ¿Se vio afectada su vida familiar en el proceso de generación de su PYME?

Al contrario, se vio fortalecida, todos me ayudaban cuando eran chicos, dormían bajo las máquinas e incluso manejaban la caja.

6.- ¿Cómo han respondido los conconinos frente a su emprendimiento?

Mis clientes están felices por los logros personales, todos me preguntaban que me habían regalado por el premio, nada, sólo el galardón, es un reconocimiento lindo, pero podrían dar ayuda más concreta. La clientela ha subido con los años, de a poquito la hemos creado, originalmente en nuestro puesto anterior y hoy aquí.

7.- ¿Cuánto tiempo esperó por el reconocimiento que ha recibido?

Que la gente me deje entrar a su casa ya es un reconocimiento, el premio es sólo un hito dentro de una vida, la familia y el trato con la gente es lo principal. Esto es importante frente a mi discapacidad (Más de un 70% de capacidad física disminuida), los estímulos son lo que hacen que cada día siga adelante.

¿Qué mensaje daría a las mujeres de la comuna que tienen un emprendimiento en mente?

Que sean perseverantes, que no le teman a nada, todo es posible, uno se acuesta con un sueño y se levanta con un propósito, siempre hay posibilidades, los obstáculos son para superarlos, siempre se puede salir adelante. Uno puede postergarse, los hijos no.