El apetecido borde costero entre Reñaca y Concón que seduce a las inmobiliarias

0 240

Existen 24 proyectos con oferta entre Reñaca y Concón en primera línea, de los cuales 12 están en construcción. Todo por la alta demanda por proyectos con vista al mar orientados a segunda vivienda.

 El camino costero que une desde 1917 a Reñaca y Concón, en la V Región, se ha transformado en una apetecida zona para los desarrolladores inmobiliarios. Son cerca de cinco kilómetros, en primera línea frente al mar, área por la que existe una alta demanda por adquirir una segunda vivienda. Según datos de la consultora Collect Gfk, hoy existen 24 proyectos, tanto en el camino costero y sus cercanías, entre Reñaca y Concón, los que sumaban una oferta disponible de 696 departamentos a diciembre de 2012.

De esos 24 proyectos, 12 se encuentran en etapa de construcción. Del total de iniciativas, 17 se ubican al norte del Santuario de la Naturaleza en las Dunas de Concón, un área protegida de 30 hectáreas, “restringida para desarrollo inmobiliario”, sostiene Javier Varleta, gerente Estudios Inmobiliarios de Collect Gfk, quien añade que seis proyectos se emplazan al sur de la zona. Entre los desarrolladores clave están Inmobiliaria Paz, Desco, Inmobiliaria Aconcagua, Nahmias V Región, Argenta inmobiliaria, Euroinmobiliaria, Inmobiliaria Novara, Numancia, Solari, Penta Inmobiliaria y Vimac, e Inmobiliaria Bezanilla y Bezanilla.

“En primera línea se logran mejores precios y velocidades de venta y los compradores saben que eso se traduce en una mayor plusvalía para su inversión”, resume el gerente general de Inmobiliaria Desco, Juan Pablo Monge. El ejecutivo destaca que el atractivo de esta zona consiste en una vista cercana a la rompiente del mar y las comodidades que ofrece estar cerca de los servicios que ofrece Viña del Mar, Concón y Valparaíso.

Los proyectos

Entre los proyectos en edificación que destacan en esta zona está el de Inmobiliaria Desco, la que está finalizando la edificación del quinto edificio de su proyecto Costabrava, ubicado en la zona del mismo nombre. Este se emplaza tanto en el camino costero como en altura, y contempla la construcción de 211 departamentos, con una inversión de US$ 55 millones. Adicionalmente, Desco está construyendo el hotel Punta Piqueros, de la cadena Intercontinental, emplazado en Concón, a la altura del puente Los Piqueros. El hotel limita con el mar y su inversión en construcción supera los US$ 25 millones.

En la zona también destaca Inmobiliaria Paz Corp, con su proyecto Terraza Pacífico, emplazado en Avenida Borgoño, en las inmediaciones del Club de Yates Higuerillas. Consta de una torre de 151 departamentos y los precios varían entre 2.940 UF y 9.905 UF. “La vista y cercanía al mar es un elemento diferenciador de otros proyectos”, dice Claudia Zapata, gerenta comercial de Paz Corp.

Besalco Inmobiliaria también tomó posición en esa zona y este mes emprendió una nueva obra en Concón, con una inversión aproximada de US$ 25 millones: Condominio Panorama, ubicado en el sector de Costa de Montemar. Con departamentos de 1, 2 y 3 dormitorios, los precios arrancarán en 2.660 UF.

Esta iniciativa se suma a dos proyectos de Besalco que se encuentran en etapa final de su construcción. Uno de ellos es Vistamar, emplazado también en el sector Costa de Montemar, en el cual invirtió US$ 48 millones. En este los departamentos van desde los 42 metros cuadrados (m2) hasta los 145 m2 , con precios de entre 2.500 UF y 6.500 UF.

El segundo desarrollo de Besalco es el edificio Kadinski -en Reñaca Norte, esquina Edmundo Eluchans-, con una inversión de US$ 20 millones. Este edificio de 19 pisos está próximo al Santuario de la Naturaleza y campo dunar. Los valores van desde 9.755 UF.

Inmobiliaria Aconcagua, en tanto, tiene en construcción en la zona el edificio Tantum y tres edificios en primera línea, en el sector de Costa de Montemar, en Concón. Próximamente, además, la inmobiliaria Bezanilla y Bezanilla comenzará la construcción del Edificio Playamar, emplazado al sur del santuario Dunas de Concón.

Más demanda

En términos generales, los proyectos que se encuentran en primera línea tienen una orientación de segunda vivienda, presentando una alta demanda, explica Varleta. “Son desarrollos que, a pesar de no tener playa, poseen una gran vista”, indica el gerente de Estudios de Collect Gfk. A ello se suma el hecho de que son desarrollos que poseen gran equipamiento. “Lo atractivo está en la disponibilidad de suelo que aún existe. Es un barrio que va en desarrollo y que se consolida para un segmento medio alto”, añade.

Coincide Eduardo Nestler, gerente general de Besalco Inmobiliaria, quien explica que detrás de estos desarrollos está “la fuerte demanda de los chilenos por poseer una segunda vivienda” y destaca la ubicación de estos proyectos.

Mayores restricciones

La zona, no obstante, ha enfrentado mayores restricciones para construir. “Hay mucho interés, pero no hay posibilidades de hacer proyectos de gran escala por las limitaciones de normativa. Los terrenos que quedan son más residuales y no alcanzan para proyectos de una escala atractiva”, explica Juan Pablo Monge. El gerente de Desco añade que desde 2007, tras un cambio al plan regulador comunal, la zona del borde costero, en primera línea, de Reñaca a Concón, quedó con una altura máxima de construcción de cuatro pisos, aplicable para los nuevos proyectos.

Nestler, de Besalco, coincide en que hay mayores restricciones, “en cuanto a calidad y exigencia de parte de las autoridades y planes reguladores”.

Otra restricción fue la relacionada con un decreto que amplió a 30 hectáreas -de un total de 53,4 hectáreas- el reconocimiento como Santuario de la Naturaleza en las Dunas de Concón, con el fin de impedir la construcción de proyectos inmobiliarios en la zona. “Se pensaba que iba a quedar un gran frente de desarrollos inmobiliarios entre Concón y Reñaca, pero al dejar esas 30 hectáreas con imposibilidad de construcción se limitó la oferta, a pesar de que aún quedan paños”, dice Varleta.

Oscar Sumonte, alcalde de Concón, reconoce que “hay una gran demanda” por construcción en la zona y “la intención, a través de la declaratoria de Santuario de la Naturaleza, fue proteger nuestro borde costero del desarrollo inmobilario”.

Los expertos creen que el desarrollo de proyectos inmobiliarios en primera línea del borde costero se podría dar también en áreas aledañas. “Existe un gran terreno en Las Salinas, en donde debería desarrollarse departamentos para primera y segunda vivienda”, afirma Varleta.

Para Nestler, el desarrollo económico permite mayor demanda por segunda vivienda en el litoral: “Se continuará extendiendo a Valparaíso, Maitencillo, Papudo y Cachagua”.

 

Fuente: latercera.com