Columna de Opinión: “De cooperación informada y otros menesteres comunales”

0 5803
Fotografía exclusiva

Por SICONBAL

El miércoles 25 de Septiembre se realizó el taller de participación ciudadana por la construcción del hotel Punta Piqueros.

A diferencia de otros talleres, como por ejemplo el Plan Estratégico Urbano de Con Con, la asistencia  superó las expectativas, llamando la atención y el interés de agrupaciones de otras comunas,  cosa  no  frecuente, ya que  cada vez que  nuestra ciudad se ve atacada por grandes superficies comerciales, proyectos náuticos, inmobiliarias, industrias contaminantes etc. etc., siempre son los mismos, nadie ajeno a Concón brinda apoyo, ni siquiera las autoridades, léase, central combinada E.R.A.

La comunidad conconina, especialmente los actores siempre presentes para hacer el trabajo de construir una mejor ciudad, digna, sacrificada  y constantemente se capacitan y preparan para hablar con propiedad en estos  talleres, buscando antecedentes que defiendan la identidad de la comuna, elegida por su propios habitantes y  que cada vez más se vislumbra en estado de inminente extinción, en pocas palabras, cuando intervienen, saben de lo que hablan.

Esto no paso en el taller de Punta Piqueros, nuestros vecinos, no solo desconocen hacia dónde va Concón, sino que, aparte de exponer su particular y muy personal punto de vista, se sintieron con el derecho de acusar poco menos que de negligentes a los vecinos de Con Con por “no haber impedido la construcción del hotel”.

¡Cómo nos gustaría poder tener la facultad legal de hacer valer la opinión,  buen juicio y proyección del bien común, cada vez que ingresan estos mal llamados “Proyectos que salvan a Concón”!

Pero no es así, existe un Concejo Municipal y nos da la impresión que en todas y cada una de las comunas del país, lo que determina este concejo, los habitantes, deben acatar, ¿Por qué? Porque existe un marco legal e, incluso si estos órganos colegiados no estuviesen de acuerdo, la ley está por sobre la percepción ciudadana con la sola excepción de la central combinada E.R.A.

Pero estamos conscientes que esta situación no puede continuar, durante 17 años hemos vivido bajo las condiciones del plan regulador de Viña del Mar, y nadie puede poner en duda que, quizás, para esa comuna, este ordenamiento territorial es bueno, pero no para Con Con, es haber recuperado la calidad de comuna, con ropa prestada que lejos, lo único que ha hecho, es entorpecer nuestro andar permitiendo un desenfreno  de condiciones  que afectan la vida de la comunidad y ponen en jaque las vías  de empoderamiento comunal.

No sabemos porque, una vez reconocida, nuevamente, como comuna, el Municipio no agotó hasta la saciedad las gestiones para construir nuestra ciudad con su propio plan regulador.

Gran parte de los problemas que se enfrentan hoy y hasta el día que se apruebe, solo por el concejo municipal, el proyecto de primer Plan Regulador de Concón, seguiremos  discutiendo por qué se levantan torres, se colapsan las calles, se hace estéril el trabajo de las policías, porque no se planifica el turismo, porque no se protege el río, incluso, porque el presupuesto municipal no da abasto para invertirlo en la comuna.

¿No será hora de empezar a hacer las cosas en vez de sólo conversarlas?

Y… A pesar de ello, el hotel punta piqueros, seguirá adelante, con la triste y arbitraria experiencia del modus operandi que ha aplicado el ministerio del medio ambiente en Con-cón, no tenemos duda que es tan grande la inversión de este conglomerado, que a gusto o disgusto  cumplirán con las exigencias, aunque sea “un poquito” y así con la contaminación “poquita” del proyecto de ENAP, los conconinos deberán solicitar a la OMIL cursos de capacitación para convertirse en legisladores, ya que es la única forma de poner las cosas en orden.

A los vecinos de Viña del Mar, gracias por la intervención, esperamos eso sí que, cuando se discuta algún proyecto en nuestra vecina comuna, nos inviten a participar, les aseguramos que nos prepararemos sobre el tema en discusión y trataremos de aportar para crecer y no para crear discordia.

A los titulares del hotel Punta Piqueros, el destino de Con Con no depende de su proyecto, el mismo predicamento ha sido empleado por ENAP refinerías Aconcagua, los acontecimientos hablan por sí solos, las instalaciones de grandes inmobiliarias o retail también se han erguido como los salvadores de Concón, lo que no saben es que los habitantes de Concón, que poco a poco empiezan a recordar su historia,  trabajan día a día para  hacer de esta  histórica comuna, un lugar  donde todos son bienvenidos, en la medida que aprendan a respetarla  y actuar en comunidad.