Consejos para enfrentar el cambio de hora

0 61

Especialistas entregan tips para evitar, tanto en adultos y niños, efectos negativos del nuevo horario.

La medianoche de este sábado 27 de abril se deberán atrasar los relojes en una hora, pasando a ser las 23 horas del mismo día en la zona continental del país; mientras que en las islas de Pascua, Salas y Gómez, esto significa pasar de las 22 horas del sábado a las 21 horas del mismo día.

Toda situación de cambio genera en nuestro organismo una respuesta de activación psicológica, fisiológica y emocional ante las modificaciones de las rutinas que tenemos. Por ello, cada vez que nos enfrentamos a cambios establecidos por un periodo prolongado el cuerpo -a todo nivel- sufre un proceso de “acomodación” que se asimila como estresante .

Es por esto que para evitar efectos negativos en nuestro organismo especialistas entregan consejos para enfrentar de mejor manera el nuevo horario.

Alteraciones:

De acuerdo a lo señalado por el doctor Leonardo Serra, neurólogo del Centro del Sueño de la Clínica Alemana, el cuerpo no debiera demorar más de dos o tres días en ajustarse a la nueva hora.Entre los efectos principales se encuentran: somnolencia más temprano, cuesta menos levantarse en la mañana y posibles desórdenes del apetito y de la digestión.El profesional agrega que el regreso al horario de invierno es más difícil para los adultos mayores pues tienen tendencia a “adelantarse su fase, es decir, a dormirse y despertarse más temprano”.Además, el médico sostiene que “afecta más a los trabajadores que tienen turnos, ya que deben adaptarse constantemente”.

Asimismo, “puede agudizar los trastornos de sueño de quienes tienen insomnio crónico o trastornos circadianos”.

Recomendaciones:

Para no verse tan afectado por el atraso del reloj, el especialista aconseja “no darle más importancia de la que tiene, adecuarse lo antes posible, a las rutinas, etc y no quedarse pegado con el horario anterior”.También el neurólogo recomienda durante los primeros días exponerse a la luz lo más intensa posible en el horario después de almuerzo y hacia el final de la tarde.Así como usar anteojos oscuros y exponerse a la menor intensidad de luz posible en las mañanas.

Efectos en los niños:

Cecilia Calvo, psicóloga de Fonoinfancia de Fundación Integra, explica que “es muy importante generar actividad física en la casa para potenciar el gasto energético, de manera que los niños estén más cansados a la hora de acostarse ya que ésta puede adelantarse al oscurecerse más temprano”.

Por otra parte, los niños verán afectados sus horarios de comidas alterando así sus marcadas rutinas. Esto puede generar irritabilidad y alteraciones en su alimentación, principalmente en los lactantes.

Aunque las consecuencias son pasajeras, es probable que los menores demoren al menos 3 días en adaptarse al cambio. “Por ejemplo, los niños más grandes pueden presentar dificultades a la hora de iniciar el sueño o al despertar”, explica la especialista.

Para contrarrestar los efectos producidos por los cambios horarios, la psicóloga recomienda prepararse unos días antes realizando una adaptación lenta y progresiva al nuevo horario adelantando la hora de levantarse 15 minutos cada 2 o 3 días.

Además, Cecilia Calvo agrega que “incluso el horario y rutina de televisión puede verse afectado por el cambio de hora, y estas rutinas son las que entregan a los niños referencias temporales que se verán afectadas. Es por ello que es importante explicarle a los más pequeños qué sucede y buscar nuevas alternativas”.