Conconino hace llamado al empoderamiento de la ciudadanía tras irregularidades en la patente de un restaurante

0 5954

La inusual situación que vivió un empresario conconino con su patente de alcohol ha provocado una serie de reacciones en la comuna (ver noticia). Muchos ciudadanos anónimos nos han comentado a través a nuestro medio lo preocupante de este hecho. Fue así como Eric Ansieta nos comenta a través de las redes sociales su preocupación y hace un llamado al resto de los habitantes de la Concón a empoderarse y  reclamar por nuestros derechos.

“Invito a todos los ciudadanos de esta localidad que tomamos la decisión de vivir en ella a aportar en mejorar nuestra calidad de vida de este rincón del planeta. Porque se ha ido perdiendo dramáticamente en estos años la seguridad y bienestar que se tenía”, señala en su comentario.

“Corrupciones como las comentadas en esta nota, sumado a la inseguridad, falta de protección por quienes debieran protegernos, seguridad en las vía de la locomoción colectiva abusiva que pocos reclaman, sintiéndose dueños absolutos de la principales arteria, sin respetar velocidad, distancia, condiciones técnicas (micros tuertas, sin luces operativas en la parte trasera, puertas abierta mientras transitan, etc.), tarifas nocturnas a gusto del chofer (sistema concesionado que asegura una tarifa estable), frecuencia de recorridos, estudiantes abandonados a la suerte del chofer (pareciera que los conductores no tienen hijos ni parientes que son clientes del sistema).Mínimo respeto a las señalizaciones del tránsito, carreras nocturnas de irresponsables que piensan que Concón es una pista de carrera, y tantas cosas más. Pareciera que nuestras autoridades no viven en esta ciudad”.

“Seamos una comunidad empoderada y reclamante de nuestros derechos. No es un favor que solicitamos, sino un derecho adquirido que como chileno tenemos en este territorio. ¿Valemos menos que una comuna pudiente de este país? ¿Las leyes que nos rigen son menos aplicables en esta comuna? Seamos más participativos y no hagamos vista gorda a lo que estamos acostumbrados. El mal servicio y la corrupción”, concluye nuestro lector aludiendo a que cada uno de nosotros puede hacer algo para mejorar el lugar donde vivimos.