Columna: Los anuncios luminosos en Concón

0 5991

María Elena Quiroz

 

 

Por María Elena Quiroz

 

Escribo esto tras tener una no muy grata experiencia subiendo por la calle de Magallanes hace algunos días en dirección al Santa Isabel de Manantiales. Mi madre se detuvo en el semáforo como corresponde, eran cerca de las nueve de la noche y fue imposible dejar de notar frente a nosotros una pantalla de gigante de anuncios comerciales demasiado luminosa. Al parecer es nueva, pero ya he visto otras más por diversos lugares de la comuna de Concón, por lo que al parecer la idea es continuar  con esta nueva moda comercial.

 

Es muchísimo más fácil, redituable y ocupa menos espacio poner mucha publicidad en un solo cartel, ¿no? pareciera buena idea, pero la verdad es que estas pantallas no resultan muy atractivas visualmente, menos de noche cuando son una de las pocas fuentes de luz, y además, demasiado llamativas, ya que no todas poseen una tecnología de luz visualmente amigable o tenue.

¿Cuál es el problema de esta nueva moda? Es que se encuentran ubicadas en lugares estratégicos para que la gente esté casi obligada a verlas mientras conduce, y esto las distrae, cuando deberían enfocarse completamente en su labor de conducción, evitando así los accidentes en un nudo tan conflictivo vialmente como las calles Manantiales con Magallanes.

La verdad es que envíe ya una carta a la Municipalidad de Concón respecto a este tema, pero yo sé que están ocupados con cosas más importantes referentes a la comuna, por lo que quizás no le presten atención. En el oficio explico el mismo caso con que inicié esta columna de opinión y solicité cordialmente la reducción de la luminiscencia de estos carteles, lo que es técnicamente posible, porque creo que pedir que su retiro sería una opción demasiado ambiciosa. A la fecha aún no tengo respuesta de la institución comunal.

La repentina presencia de estos anuncios se explica a través de un pequeño análisis: Las empresas gastan en novedosas y llamativas formas de presentar la publicidad de sus productos, que causa que los consumidores tiendan a elegirlos. Este es el papel que cumplen los carteles luminosos con imágenes móviles, casi como una pantalla de televisión gigante, por lo que las empresas invierten en ellas como un recurso para tener más aceptación por  del mercado. El municipio encargado se ve enormemente beneficiado económicamente con esto pues cobran cantidades gigantescas de dinero para que las empresas puedan instalarlas, lo que causa una cierta “ceguera”, pues los hace elegir entre el dinero y el impacto medio ambiental y visual que tendrán estos anuncios luminosos, y terminan “ignorando” el impacto.

Concluyo este artículo con la única ilusión de que se llegue a un equilibrio entre los dos factores que mencioné anteriormente, es decir, que se tome en cuenta tanto los beneficios como inconvenientes, tratando de disminuir estos últimos y tomando en cuenta la seguridad y bienestar de las personas, pues no somos únicamente “consumidores”.