Columna de opinión: Microplásticos en el océano

0 5897

accion cousteauPor Rodrigo Alarcón Ireland, dirigente de OBC Accioncousteau.

 

La actividad de vida del ser humano, ha provocado a lo largo de su historia gigantescas cantidades de basura. Generalmente el control de los desechos es un hábito que se ha ido mejorando en los últimos tiempos, sin embargo, toda la basura sintética que desecha el hombre está presente en nuestro sistema medioambiental, ya que esta nunca se elimina, solo se fragmenta en trozos cada vez más pequeños. En esta oportunidad, fijaremos nuestra atención en tan solo uno de los múltiples desechos que el hombre elimina rutinariamente, el plástico.

Este material, que es usado universalmente, es un polímero artificial, es decir, está compuesto por una molécula repetida muchísimas veces, actualmente, no existe un control que logre mitigar las grandes cantidades de plástico que se eliminan constantemente al medio, de esta manera, gran parte va a parar al gran vertedero mundial, el océano. Este material, cuando se ve expuesto a la radiación solar y a la deriva de las corrientes oceánicas, se comienza a fragmentar en pedazos cada vez de menor tamaño, transformándose en los llamados “microplásticos”.

Las corrientes oceánicas, debido al movimiento de la tierra, experimentan un fenómeno denominado giros oceánicos. Actualmente se reconocen cinco giros mundiales, uno de ellos en el pacifico sur, encontrándose en Isla de Pascua en el centro del mismo.

Los plásticos que son vertidos al océano, son transportados por estas corrientes y a medida que se fragmentan se concentran en el centro del giro, hoy en día se han  encontrado cinco nuevos continentes de basura flotante en el océano y están ubicados en los centro de los vórtices oceánicos. Este problema se está agravando cada vez, ya que los microplásticos que están en el agua, están siendo confundidos por alimentos por la fauna que allí habita, estos plásticos, posiblemente podrían estar avanzando en las tramas tróficas afectando como último eslabón al hombre.

En Playa la boca, se han encontrado grandes cantidades de basura enterrada en la arena, flotando en el humedal y en las totoras del río, esta basura producto de la erosión del ambiente, se fragmenta, producto del viento, el sol, etc, y probablemente está siendo ingerida por la fauna tan importante ecológicamente que habita en el humedal. Este gran problema, aun no se ha estudiado a fondo, ni tampoco el impacto que eventualmente podría tener en los seres humanos, sin embargo, el que los microplásticos se están distribuyendo por todo el mundo y que no los podemos ver, está comprobado y rectificado.
De esta manera, el ingerir plásticos no ha sido beneficioso para los animales en ningún ámbito, este problema ha provocado la muerte de muchas aves oceánicas como los Albatros, Pelícanos y Petreles, entre otras especies.
Se desprende de toda esta reflexión que la solución al problema no está en ir a sacar la basura de las playas ni limpiar una vez al mes el humedal, si no que se encuentra en la raíz. Son nuestros propios hábitos de mal control de desechos los que han provocado que el mundo se sobre-contamine  y se llenen de plástico nuestros océanos, es por ello que la solución pasa netamente por nosotros mismos. Debemos aprender a controlar nuestra producción de basura, si podemos concientizar a la comunidad de este problema y con ello controlar la descarga de desechos, podríamos mitigar mucho mas la contaminación que se están llevando nuestros océanos y con ello, nosotros mismos.