Columna de Opinión: Los Humedales

0 5888

accion cousteau

Por Rodrigo Alarcón, Coordinador de proyectos, y Magdalena Gatta, Presidenta de “Organización de Bases Comunitarias Accioncousteau”

 

En la comuna de Concón se logran apreciar variados ecosistemas, cada uno con gran valor y relevancia natural, como son el campo dunar, el borde costero y el humedal de la desembocadura del río Aconcagua. Los humedales en específico, constituyen ecosistemas geográficos que poseen condiciones muy particulares. El río Aconcagua con una extensión aproximada de 7.340 km2 según un estudio realizado por el Ministerio de Obras públicas en el 2004, es el que alimenta el humedal de Concón. Este hábitat, se forma por la desembocadura de un caudal de agua dulce hacia una zona costera que deriva en el océano. Las condiciones de factores como la temperatura, humedad, baja profundidad y ausencia de fuertes corrientes y vientos, entre otras, que afectan a esta zona, crean un lugar propicio para la alimentación, anidamiento, protección y supervivencia de una serie de especies y por consecuencia existe una alta productividad de vida.

Del mismo modo, una característica elemental es la generación de un hábitat en que conviven especies costeras y las de la zona interior, flora y fauna, muchas de ellas endémicas. Estos ecosistemas son verdaderamente apreciados por la comunidad científica debido a la alta biodiversidad que estos lugares concentran, allí habitan fauna costera como peces, microorganismos y especies de la zona interior como mamíferos, aves, roedores, insectos, etc.

Debido a sus características la desembocadura proporciona un gran aporte de nutrientes a los ecosistemas adyacentes por ejemplo, al ser afectada por cambios de marea y aporte de lluvias, permite el ingreso al mar de grandes cantidades de nutrientes que alimentan a especies próximas a la costa. Así mismo, algunas especies provenientes del mar circulan río arriba para comenzar sus procesos de reproducción como es el caso de algunos salmónidos. Del mismo modo, representa un lugar de paso que alberga año a año cientos de aves migratorias que utilizan estos lugares para descansar, alimentarse y en algunos casos nidificar. Debido a lo anterior estas zonas son muy sensibles a alteraciones ambientales.

En general en nuestro país no se han desarrollado planes o análisis rigurosos, ni se han establecido normas de conservación a lugares que representan un aporte significativo al desarrollo de los ecosistemas, y de existirlo las labores de fiscalización para su resguardo muchas veces son ineficientes, a raíz de esto, los investigadores de distintos centros educativos han concretado trabajos en los cuales se ha cuantificado su importancia, creando base de datos bien fundamentados, permitiendo la generación y mejoramientos de planes de conservación de éstos apreciados lugares.

El humedal de Concón en el último tiempo ha sido “victima” de dos grandes problemáticas una; la masificación acelerada de industrias y la segunda, los desechos producidos por la actividad antrópica característica de un asentamiento humano. La descarga de desechos a este tipo de lugares, proporciona un daño muchas veces irreversible debido a su degradación, producto de la erosión y la introducción de estos a las dietas de los organismos que allí habitan provocando serios problemas a lo largo de la cadena trófica.

Entre los desechos encontrados en el humedal, y que han llamado enormemente la atención, existen redes y artículos de pesca, cuerdas, piezas de automóviles, neumáticos, materiales de construcción gruesa e incluso electrodomésticos, los que provocan malformaciones y la muerte de grandes roedores como lo es el Coipo, de aves y canes que quedan atrapados sin modo de liberarse.

En general, muchas veces la comunidad no detecta de manera directa los efectos que provocan los desechos que se producen diariamente ya que muchos se olvidan de la basura una vez que es retirada de nuestros hogares, pero ¿Cuál está siendo realmente el destino de la basura que generamos? ¿Somos conscientes de las toneladas de basura que producimos diariamente? (y que muchas veces NO es necesaria). A raíz de esto Organización de Bases Comunitarias (OBC) Accioncousteau trabaja implementando planes de educación ambiental a los niños y jóvenes de la comuna con el fin de inculcar conciencia y medidas directas en pos de la mitigación de este gran daño que muchas veces se torna invisible. Los invitamos a conocer e informarse de los programas de educación que se estén generando en cualquier parte de nuestro país porque para esto si existen varias SOLUCIONES para poder dar un vuelco cercano a este GRAN problema, que solo NOSOTROS hemos causado.