Columna de Opinión: CON CON COMUNA ¿TURÍSTICA?

0 5983

camara de comercio

Por Silvia Baldovinos en representación de la Cámara de Comercio, Turismo y Pequeña Industria de Concón.

Las comunas en Chile pueden definir su identidad a través de instrumentos legales que legitimarán la determinación de sus habitantes. Uno de ellos es el PLADECO (Plan de Desarrollo Comunal) que se realiza a través de Participación Ciudadana y cuya finalidad es diseñar las políticas que  desarrollaran  lo expresado por sus habitantes.

En cada PLADECO  realizado en nuestra comuna, se concluye que la identidad más relevante de Concón, es su esencia TURÍSTICA, pero lo que no hemos logrado comprender es que la denominación “TURÍSTICA” encierra un sinfín de acciones destinadas a construir esa calidad, por parte de sus autoridades, vecinos y empresarios, siendo ésta la dinámica que, por motivos poco comprensibles, no logramos emprender.

No basta decir que somos una comuna Turística, lo correcto sería decir que “QUEREMOS SER UNA COMUNA TURISTICA Y TRABAJAR PARA CONSEGUIRLA”, pero nos diluimos en actividades esporádicas de entretención sin enfrentar la realidad que no hemos logrado poner la primera piedra de este proyecto.

Se cree que la finalidad de la calidad de Turística no es otra que atraer a  una población flotante que genere mayores recursos económicos.

El Turismo no es una actividad económica, es una forma de vida, y esa forma de vida es lo que atrae a la población externa, la que indudablemente genera ingresos, pero no comunales, sino que nacionales.

Cuando nos mostramos bajo la denominación de Turística, lo que hacemos es invitar a   conocer  lo que tenemos, cómo lo obtuvimos, cómo lo cuidamos, cómo lo mejoramos, cómo innovamos, cómo nos hacemos independientes, cómo nos educamos y hacia donde queremos llegar.

Concón posee una materia prima invaluable, su borde costero, su historia, su entorno, su río, sus humedales, su conectividad, su gente, pero todos sabemos que para obtener un buen producto, la materia prima debe aderezarse, y no tenemos esos ingredientes, cultura, ornato, educación, infraestructura, ordenanzas municipales, respeto, orgullo, dedicación, liderazgo y lo que es peor nos falta CONVICCIÓN, COMPROMISO Y DISCIPLINA.

La cultura se ha desdibujado con el tiempo y ya nadie habla de ella. La ciudad,  estando  concesionado el aseo de calles y mantención de plazas, se ve descuidada, es deplorable ver tanto microbasural, calles y veredas en mal estado, muros llenos de grafitti y afiches que no adornan, insultan,  paraderos destruidos, vehículos sobre las veredas, señaléticas no aptas para llegar a destino.

Nadie asume el rol de educar a los jóvenes en el cuidado y protección de los bienes comunales o privados, de ser actores principales en la difusión de las bondades de su ciudad, de emprender la cruzada de no ensuciar gratuitamente o por diversión las calles, y de inculcar que la flora y fauna marina no se alimentan de latas o botellas de cerveza, plásticos ni  basura.

Carecemos de infraestructura de servicios, seguridad, prevención y logística. Erróneamente se exige respeto a terceros, pero cuando aprendamos a que cada uno se debe respeto a sí mismo, como un factor educacional, quizás lograremos cambios en nuestra conducta.

Es natural sentir orgullo por logros personales, pero vivir en un lugar como Concón, sin ser Turístico, aún lo es, pero cada día convertimos ese orgullo en ambigüedad, ¿sería eso lo que pasó en Cartagena? De balneario de los Presidentes de Chile deviene en un balneario sucio y abandonado,  eso  puede pasarle a Concón… depende de nosotros.

Con el discurso de que cada cual vive su metro cuadrado, la dedicación está  en vías de  extinción, claro que muchas veces es egoísmo disfrazado.

El Turismo NO SE DECRETA, se lidera, con visión, inclusión, conocimiento, voluntad, incentivando el emprendimiento orientado al turismo, con trabajo y determinación siempre que este último sea consecuente y sostenido, porque nunca se termina la empresa del Turismo, este evoluciona constantemente, y hay que estar siempre un paso adelante  optimizando la calidad del servicio y la de quienes lo tienen a su cargo.

Una comuna Turística es independiente, minimiza sus niveles de cesantía, incrementa la formación y especialización de profesionales de todo nivel para satisfacer tan grande demanda, la calidad de vida aumenta satisfactoriamente lo que se traduce en una comunidad comprometida al desarrollo de la misma. En esta empresa deben participar todos los habitantes, vecinos, comerciantes, empresarios, colegios, fuerzas armadas y de orden teniendo como única y última misión el bien común, por sobre sus propios y legítimos intereses.

Concón necesita la solidaridad de afanes de su gente y el compromiso de proteger a su ciudad de desmanes, delincuencia, malos hábitos e indiferencia, por algo decidimos vivir y morir aquí, si queremos a nuestra comuna, engalanémosla y no exijamos lo que no seremos capaces de mantener en el tiempo.

El caos vial, es el camino más corto para desechar nuestras aspiraciones, es imperdonable carecer de una estrategia vial que ordene el desplazamiento vehicular en el borde costero, ni hablar de las ¿soluciones? que se implementan en la Rotonda o la permisividad por parte de quienes deben velar por el uso de las redes viales en Higuerillas, Playa Amarilla, Santa Laura y La Boca.

¿De qué Turismo hablamos si estamos llenando nuestras calles de tacos, desorden e infracciones flagrantes a la Ley de Tránsito?

Ojalá nunca tengamos una emergencia bomberil en fin de semana o un accidente que requiera llegar al Sapu, no hay forma de hacerlo, mientras no se dé cumplimiento a los  Oficios 149 y 243 de Febrero de 2011 del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, y que  se imponga el sentido común, quizás, de esta forma, poco a poco empezaremos a dar forma a nuestro sueño de ser CON CON, COMUNA TURISTICA POR SI Y NO POR REBALSE.