Chocolate y bebidas podrían ayudar a detectar el cáncer

0 101

Los tumores malignos se alimentan de azúcar, por eso los investigadores creen que podrían utilizar golosinas para reemplazar a métodos más invasivos, incluso en niños y embarazadas.

Por  24horas .cl

La investigación, según publicó Daily Mail, se debe al desarrollo de un técnica que identifica la enfermedad mediante el seguimiento de la absorción del azúcar en el cuerpo, puesto que los tumores malignos consumen más glucosa que los tejidos sanos, lo que redunda en crecimiento acelerado de sus células.

Un equipo de resonancia magnética busca la captación de glucosa y los investigadores de la Universidad College de Londres descubrieron que los tumores brillaban intensamente durante la exploración, después de consumir una golosina.

Este avance ofrecería una alternativa más segura y sencilla que las técnicas radiactivas estándar y podría estar disponible en sólo 18 meses. Un procedimiento que sería muy útil para quienes no se pueden exponer a radiación como embarazadas y niños.

Con este tratamiento también se podrá rastrear si el cáncer está respondiendo a la terapia y adaptar o modificar el tratamiento del paciente. Además de ser más barato y seguro, el nuevo método aumentaría la tasa de supervivencia.

 

El autor principal, el profesor Mark Lythgoe, director del Centro de UCL para Advanced Biomedical Imaging (CABI), confesó haberse sorprendido con el resultado de la investigación. “Ciertamente no creía posible afinar un escáner de resonancia magnética para recoger el movimiento de glucosa hace apenas 18 meses. Sin embargo, nuestra investigación demuestra que se puede hacer”.

El especialista agrega que “se puede hacer después de consumir una bebida dulce, como una gaseosa o un jugo de frutas, o algún alimento”.

“Podemos detectar cáncer utilizando el mismo contenido de azúcar que se encuentra en medio de una barra de chocolate de tamaño estándar”. afirmó.

El método ha sido probado en un grupo de pacientes con cáncer con los primeros signos de éxito.  A lo que Lythgoe añadió: “Estaba prometiendo. Se podía ver la absorción de la glucosa en el área alrededor del tumor”.

A diferencia del método actual, conocida como Tomografía por Emisión de Positrones (PET), que requiere una pequeña cantidad de una sustancia radiactiva inyectada en el paciente, la nueva técnica está libre de la agujas.

El investigador de Londres, remarcó que “con la exploración de glucosa, no hay efectos adversos, por lo que pueden llevarse a cabo con mucha más frecuencia. Si un médico quiere seguir cómo un cáncer está respondiendo al tratamiento, entonces se puede analizar el tumor a diario o de manera semanal”.