Chile es el mejor país latinoamericano en seguridad alimentaria

0 88

Las estadísticas del Global Food Security Index, situaron a nuestro país como la nación con mejores estándares, obteniendo la evaluación más alta en asequibilidad, calidad y disponibilidad de su abastecimiento alimentario.

por Catalina Rojas O.

Un estudio Global Food Security Index (GFSI), encargado por Dupont a The Economist y desarrollado en 107 países a nivel mundial, situó a Chile en el lugar 25 ubicándolo como la nación latinoamericana con mejores estándares en seguridad alimentaria, aventajando en el ranking a Brasil, México, Uruguay, Argentina entre otros. 

Incluso, las cifras lo posicionan sólo por detrás de USA y Canadá en nuestro continente.

En términos generales, un país cuenta con seguridad alimentaria cuando tiene suficientes alimentos para proveer a su pueblo, bajo estándares de calidad que a su vez protegen la salud de la población.

La seguridad alimentaria se define también como el estado en que las personas tienen en todo momento acceso físico, social y económico  alimentos suficientes y nutritivos que se adapten a sus necesidades dietéticas para llevar una vida sana y activa.

La lucha contra el hambre, el crecimiento de la producción de los alimentos y la importancia de mejorar los estándares en seguridad alimentaria a nivel mundial, fueron los tres factores que se tomaron en cuenta para justificar la investigación.

Respecto a los indicadores que examinó el estudio en cada país, estos hacen referencia a tres pilares fundamentales para medir los estándares de seguridad alimentaria.

La asequibilidad encabeza la medición. Con ello los expertos se refieren a la capacidad de compra que tiene la población, cuánto de su ingreso lo destina solo a consumir alimentos y la existencia de programas gubernamentales que ayuden a superar los stocks de precios.

El otro indicador corresponde a la disponibilidad en cuanto a la existencia de abastecimiento suficiente de alimentos para la población y, evalúa también si se distribuyen de forma homogénea.

Un tercer aspecto apunta a la calidad de los productos consumidos. En esta materia, se evalúa la diversidad de dieta que levan los ciudadanos y la calidad de las proteínas que consumen per cápita.

CHILE: POTENCIA ALIMENTARIA
Desde el Instituto de Nutrición y Teconología de los Alimentos (INTA), el profesor y jefe del departamento de microbiología de los alimentos, Guillermo Figueroa, considera que “Chile ha ido incrementando la calidad de sus alimentos exportados. Un buen ejemplo son los salmones, que antes tenían una alta tasa de retiros en el mercado, por no cumplir con ello y hoy observamos todo lo contrario”, dijo a La Tercera.

Para Figueroa la buena posición en el ranking no debería sorprender.  “Chile cubre con creces las necesidades de su población, convirtiéndose en una potencia agro alimentaria”.

Según el experto, “nuestro país en la década del 80, alcanzó tasas de seguridad alimentaria de los países desarrollados. Teníamos un país pequeño con un PIB de 3 mil a 4 mil dólares, pero logramos cifras de desnutrición similares a las de estas naciones”, comentó.

El especialista considera también que “lo importante es que la cobertura sirve con creces para su propia población y Chile lucha por ser una potencia alimentaria”.

“BAJARON LOS ÍNDICES DE INTOXICACIONES ALIMENTARIAS”
Cuando se habla de inocuidad de los alimentos, los especialistas se refieren a la calidad de los productos que se entregan a la población.

Chile según el estudio, cumpliría con este desafío con creces, mejorando su evaluación.
El toxicólogo y  presidente del Colegio Médico, Enrique Paris, señaló a La Tercera que según los antecedentes del Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica, “al año se reciben 30 mil llamadas por intoxicaciones y el porcentaje por causalidad de consumo de alimentos, es marginal”.

En efecto, la buena calidad, la sanidad y falta de elementos contaminantes en los alimentos, asegura una salud y un desarrollo para el país.

“Hemos detectado que se han importado principalmente jaleas y dulces de otros países que vienen con contaminantes, anilinas tóxicas o sustancias incluías en su interior que están prohibidas en Chile. Desgraciadamente ingresan al país principalmente caramelos importados que son tóxicos”, agregó Paris.

Para el especialista, “Chile tiene debe enfocar sus esfuerzos en mantenerse bien posicionado,  porque ello prestigia a la industria y le asegura un mercado exportador. Que tenga este sello, nos transforma en una potencia agro alimentaria”, comentó.

 

Fuente: latercera.com